LIBRO CUENTOS DE HADAS

En la más intensa soledad, las hadas ponen sus manos para recordarnos caricias que solo pueden ser inolvidables. En los momentos de espera, de confusión o de miedo, dejan caer un polen que nos devuelve la luz.