LA ESCUELA VIRTUAL: RETOS Y APRENDIZAJES

La educación a distancia existe desde hace mucho tiempo y ha cambiado conforme el canal de comunicación entre profesor y alumno ha ido evolucionando, a la par del desarrollo de las nuevas tecnologías. Para poner algunos ejemplos, dentro de la educación a distancia tenemos los cursos por correspondencia, escuela por radio y luego por televisión, hasta llegar a la educación virtual, con el surgimiento y popularización de Internet y el amplio abanico de herramientas que ofrece.

Debido a la emergencia causada por el COVID-19, la escuela se mudó a la casa, con lo que se abrieron nuevas opciones de educación que antes eran impensadas, poco usadas y hasta extrañas. Debido a que fue un proceso abrupto en vez de paulatino, todos los involucrados: maestros, autoridades, padres, madres y, por supuesto, niños, niñas y adolescentes, tuvieron que cambiar su rutina escolar rápidamente y adaptarse a una nueva realidad para poder dar continuidad al proceso educativo.

En lugar de frenar las actividades educativas por completo, las escuelas han recurrido al aprendizaje a distancia, potenciando principalmente la educación en línea.

Enseñar y aprender de una manera diferente y en un nuevo medio conlleva de por sí tensiones, sumadas al estrés que genera la situación misma de encierro. Sin duda, es un panorama difícil, pero esta pandemia y la nueva relación educativa derivada de ella nos han brindado, más allá de aprendizajes sobre tecnología y contenidos disciplinares específicos, a ser resilientes, es decir, perseverantes ante las adversidades.

¿Qué se debe considerar?

Es necesario tomar en cuenta que el traslado de la escuela presencial a la virtual no debe ser una copia exacta; se debe adaptar y moldear al nuevo escenario, con métodos, horarios y actividades que encajen adecuadamente.

Es primordial mantener una buena y oportuna comunicación con la comunidad educativa, para trabajar todos juntos en pos del bienestar de los niños, niñas y adolescentes.

Además, resulta decisiva la actitud que las personas adultas manifestemos frente a la educación virtual, pues será el referente principal de las y los estudiantes para enfrentar este reto.

Se debe acondicionar un espacio adecuado de estudio, que sea permanente, ordenado, limpio y cómodo; así como establecer horarios y tiempos adecuados. Anticipar y mantener una rutina brinda seguridad y estabilidad, y contribuye a organizar de mejor manera la vida familiar.

Si bien para los niños y niñas es una experiencia nueva, y muchos van a necesitar apoyo para conocer las plataformas y los dispositivos, es necesario que la ayuda que les ofrezcamos les permita aprender y practicar lo necesario para manejarse con mayor independencia.

Y, como es de suponer, es necesario establecer horarios específicos con pantallas y fuera de ellas, para mantener un balance y preservar la salud integral.

Compartir
María Soledad Aguilar Díaz
María Soledad Aguilar Díaz
Educadora BI en nivel preescolar, con formación en diseño de material didáctico multinivel. Redactora independiente. Consultora en temas de educación e infancia. Ha trabajado en el diseño y validación de varios proyectos educomunicacionales. Colabora con la revista ¡elé! desde hace varios años.